¿QUE ES LA FIEBRE DEL NILO?

¿QUE ES LA FIEBRE DEL NILO?

Enfermedad del Virus del Nilo

El Virus del Oeste del Nilo (VON o WNV por sus siglas en inglés) ha surgido en los últimos años en regiones templadas de Europa y América del Norte y se ha convertido en una amenaza de salud pública, equina y animal. La manifestación más seria de infección por Virus del Nilo Occidental es la encefalitis (inflamación del cerebro) en humanos y caballos, así como la mortalidad entre ciertos pájaros domésticos y salvajes.

El Virus del Nilo Occidental fue aislado por primera vez en una mujer adulta febril en el Distrito del Nilo Occidental de Uganda, en 1937.. Los primeros casos de enfermedad equina aparecieron en Egipto y Francia a principios de la década de 1960. La primera aparición del Virus del Nilo Occidental en Norteamérica en 1999, con casos de encefalitis en humanos y caballos, en el zoo de Nueva York,  y a partir de ahí, fue extendiéndose e implantando en casi todos los estados de Norteamérica.


Distribución geográfica


El Virus del Nilo Occidental ha sido descrito en África, Europa, el Medio Oriente, el oeste y el centro de Asia, Oceanía (subtipo Kunjin) y más recientemente en Norteamérica.

En los últimos años se han registrado brotes de encefalitis por Virus del Nilo Occidental en humanos en Argelia en 1994, Rumania en 1996-1997. la República Checa en 1997, la República Democrática del Congo en 1998, Rusia en 1999, los Estados Unidos en 1999-2001 e Israel en 2000. Se han registrado brotes epizoóticos de la enfermedad en caballos en Marruecos en 1996, Italia en 1998, los Estados Unidos en 1999-2001 y Francia en 2000, y en pájaros en Israel en 1997-2001 y en los Estados Unidos en 1999-2002.

Por primera vez la enfermedad aparece en España, en 2 explotaciones diferentes de la provincia de Cádiz en Agosto de 2010. La enfermedad fue oficialmente diagnosticada en España, con las pruebas realizadas en el Laboratorio de referencia  de la Comunidad de Madrid, en  Algete. En total se han enfermado 22 caballos y  8 de ellos han muerto.

¿A QUIEN AFECTA LA FIEBRE DEL NILO?

El virus afecta a las aves, los caballos y las personas. Para la transmisión es imprescindible que el virus se replique en un huésped intermediario, el mosquito, y a través de estos se van produciendo los contagios.

Es por ello que la enfermedad no se contagia directamente de caballo a caballo, sino que es preciso que un mosquito pique a un ave infectada, y este como vector lo inocule al caballo o al humano.

SINTOMAS CLINICOS

En los caballos, el virus causa problemas neurológicos, temblores musculares, fasciculaciones musculares, dificultad locomotora y eventualmente la muerte.

Los caballos y las personas son los más susceptibles al virus del Nilo Occidental, y en estos casos puede provocar una enfermedad neurológica que podría llegar a ser mortal. Los índices de mortalidad de los caballos que sucumben a la variedad neurológica de la enfermedad varía entre el 20% y el 57%, y en humanos es de alrededor del 1%.

¿PUEDE SU CABALLO CABALLO INFECTADO INFECTAR A OTROS?

NO El virus del Nilo Occidental se transmite por picadura de mosquitos infectados. El mosquito sólo se infecta picando a un ave infectada. El virus que se transmite a los caballos a través de la picadura de mosquitos infectados no se reproduce en cantidades lo suficientemente elevadas en el caballo, por lo tanto, los mosquitos que pican al caballo no se infectan. Por lo tanto, los caballos (y los humanos) se consideran huéspedes “terminales”.

En los humanos, el virus del NO produce generalmente una infección asintomática o una enfermedad febril leve. Los síntomas de la infección incluyen fiebre, cefalea y mialgias, ocasionalmente con erupción cutánea y edema de glándulas linfáticas. La infección más grave puede caracterizarse por cefalea, fiebre alta, rigidez del cuello, estupor, desorientación, coma, temblor, convulsiones, debilidad muscular, parálisis y raramente muerte. La meningoencefalitis es una complicación ocasional de esta enfermedad. Las definiciones de caso probable y confirmado han sido desarrolladas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos.

En caballos, el VON causa una poliencefalomielitis (infección de la materia gris), con lesiones que progresan desde el cerebro medio hacia el cerebro posterior y luego progresa distalmente, a lo largo de la médula espinal.

Los caballos manifiestan ataxia repentina o progresiva. Los primeros signos observados son: fiebre, períodos de hiperexcitabilidad, temor, somnoliencia, apatía y depresión.
Otros síntomas clínicos frecuentes son: fasciculaciones de los músculos faciales y del cuello, junto con diferentes grados de ataxia y debilidad de los miembros posteriores. Los síntomas pueden ser bilaterales, pero también pueden presentarse con marcada asimetría.

Diagnóstico diferencial

Es imprescindible hacer un completo diagnóstico, porque NO hay signos patognomónicos que diferencien la infección del VON en caballos, de otras enfermedades del SNC.

Las enfermedades infecciosas del SNC que deben ser consideradas incluyen Alfavirus, rabia, encemalomielitis protozoaria equina (EPM), y el herpesvirus equino tipo 1.

Las causas no infecciosas a considerar incluyen la hipocalcemia, las intoxicaciones que cursan con temblores, hepatoencefalopatía y leucoencefalomalacia.

Pruebas de laboratorio: La confirmación de la infección por VON incluye la definición del caso probable, basada en síntomas clínicos (según lo descrito previamente) y dos pruebas de laboratorio para determinar la exposición del animal al VON: El test de detección de anticuerpos por ELISA de captura de anfígenos para medir IgM y la prueba de reducción de la neutralización en placa para medir IgG.

Los métodos complementarios de diagnóstico deben incluir: hemograma completo, análisis bioquímico del suero,  y análisis de líquido cefalorraquídeo (LCR).
Se deben evaluar los títulos serológicos en busca de recientes exposiciones a otras encefalitis (Del Este y del Oeste), herpesvirus tipo 1 y también son necesarios títulos apareados en caballos vacunados.


Tratamiento, manejo de casos y resultados

El tratamiento  es de mantenimiento. Este hecho hace difícil evaluar con exactitud el efecto de cualquier intervención farmacológica en la resolución de los síntomas.


Gran parte de de la mortalidad de los caballos con VON son como resultado de aplicar la eutanasia a los caballos postrados por razones humanitarias.


La Meglumina de Flunixi n (1,1 Mg./Kg. c/12 hs, EV) suministrado al comienzo de la enfermedad parece disminuir la severidad de los temblores y de las fasciculaciones de los músculos a las pocas horas de su administración.
Las dosis bajas de Acepromacina (0.02 Mg./Kg., EV o 0.05 Mg./Kg., IM) proporcionan un excelente alivio de la ansiedad en los caballos postrados y parados.
Otras medidas de apoyo incluyen el suministro de líquidos vía oral y endovenosa y también antibióticos para el tratamiento de las infecciones que se presentan en los caballos postrados (heridas, celulitas y pulmonía).

Prevención y control

Las medidas para disminuir el riesgo de la ocurrencia de la encefalitis equina por VON incluyen: Evitar la exposición de los caballos con los mosquitos infectados y estimular una respuesta inmune protectora antes del contacto con el virus mediante la vacunación de los equinos.

El protocolo de vacunación es de 2 dosis en la primo vacunación, administradas en forma IM, y con un intervalo de 3-6 semanas entre la primera y la segunda dosis; luego los animales deben recibir una revacunación anual con 1 sola dosis aplicada vía IM.


EQUISAN FIEBRE DEL NILO

EQUISAN

UNIVERSIDAD VETERINARIA DE BUENOS AIRES