CUIDADOS DE LA  YEGUA GESTANTE

CUIDADOS DE LA YEGUA GESTANTE

YEGUA GESTANTE

El período de gestación de una yegua es de entre 330 y 350 días. Durante los primeros 7 a 8 meses de gestación las necesidades de las yeguas son las mismas que antes de la preñez.

Para consegir un   potro sano y la yegua tenga una preñez normal es  necesario una nutricion adecuada.

Una nutrición apropiada en la yegua  facilitara el crecimiento normal y sano en el feto en desarrollo.

Después de los 8 meses, sus necesidades de energía comenzarán a aumentar. Los últimos tres meses de gestación son cruciales para el potro ya que el 65% del crecimiento del feto se producen en ese periodo.

La proteína es una parte importante de una dieta en yeguas gestantes y lactantes. Una yegua con una deficiencia de proteínas puede alterar el desarrollo del feto y puede dar lugar a un potro con bajo peso al nacer o un potro con un crecimiento lento. Un nivel de proteína que es demasiado alto también puede dar lugar a alteraciones como en el caso de enfermedades del desarrollo como la osteocondrosis y algunas deformidades angulares. Las yeguas en sus primeras etapas de la gestación requerirán un incremento del 9.8% en su consumo de proteína cruda. Yeguas lactantes y yeguas en sus últimos meses de gestación necesitan un incremento de proteína cruda de alrededor del 10-12%. La cantidad de heno y / o grano dependerá de su contenido en proteínas.

Asegúrese de que su yegua está recibiendo una adecuada ingesta de minerales como el fósforo, calcio y selenio. Las yeguas al final de la gestación deben recibir suplementos de calcio en una proporción del 0,2% y 0,4%. Las cantidades adecuadas de calcio y fósforo favorecen el crecimiento de los huesos.

La alfalfa es una gran fuente de proteínas y calcio, lo que hace que en estos casos no sea necesario dar suplementos proteicos o de calcio.

Es importante mantener un peso adecuado ya que  una yegua preñada con sobrepeso  puede tener más riesgo de sufrir laminitis y una yegua de bajo peso no será capaz de proporcionar al potro los nutrientes que necesita para un correcto desarrollo.

Vacunas

Las yeguas preñadas requieren un estricto plan de vacunación.

Hay muchas enfermedades que pueden tener un efecto negativo sobre el feto si la yegua no está vacunada, provocando en algunos casos partos prematuros o incluso abortos, hay que seguir su plan normal de vacunación para su yegua, además de añadir las siguientes vacunas.

  1. Tétanos: 4 - 6 semanas antes de la fecha estimada del parto.
  2. Influenza: 4 - 6 semanas antes de la fecha estimada del parto.
  3. Rinoneumonitis: 4 - 6 semanas antes de la fecha estimada del parto y en los meses 5 º, 7 º y 9 º de gestación
  4. Virus del Nilo Occidental (según áreas): 4 - 6 semanas antes la fecha estimada del parto.

Control Veterinario

Los chequeos de rutina del veterinario son importantes para su yegua preñada, las yeguas preñadas requieren frecuentes visitas del veterinario a ser posible con amplia experiencia en reproducción.

Debe hacerse una ecografía 14-16 días después de la cubrición, esto se debe a que después de 17 días si hay preñez gemelar y ambos embriones están en una trompa uterina, no será posible eclosionar uno.

La comprobación de la preñez gemelar es muy importante para garantizar una gestación segura. La mayoría de las preñeces gemelares terminan en aborto espontáneo en las primeras seis semanas de vida y el 80% de las que superan estas fechas se resuelven también con abortos antes del octavo mes.

Más tarde del octavo mes los abortos de preñez gemelar pueden dar lugar a complicaciones muy graves y peligrosas para su yegua. Si la gestación gemelar llega a término las probabilidades de supervivencia de alguno de los potros son muy bajas. El peso al nacer de los dos gemelos combinados es igual al tamaño de uno solo sano y normal. Los gemelos nunca será capaz de ponerse al día con el peso y tamaño normales.

Mediante estudios ecográficos seriados su veterinario será capaz de detectar anomalías o riesgos que puedan aparecer. Cuanto más pronto se detecte cualquier complicación, más fácil será tratar el problema y evitar que se convierta en grave.

Un programa de desparasitación es siempre importante, al igual que con cualquier caballo. Hoy en día la mayoría de antiparasitarios son seguros para las yeguas gestantes y lactantes.

Fuente; Equisan / The Horse Health Zone

CUIDADOS DE LA YEGUA GESTANTE