DESPARASITACION EQUINA

DESPARASITACION EQUINA

¿Qué es la desparasitación interna de caballos?

Cuando hablamos de la salud y bienestar de nuestro caballo, está claro que seguir un buen plan de desparasitación interna es clave para ello.

Los parásitos están en el interior del sistema digestivo de nuestros caballos. Todos los caballos, sanos o no, tienen parásitos, es algo muy común. El problema es cuando los parásitos afectan a su salud.

Los parásitos internos y externos

Cuando la carga parasitaria interna aumenta, pueden observarse carencias en el animal que pueden degenerar en diferentes enfermedades con variada sintomatología. Por norma general, son causantes de algunos cólicos equinos, pudiendo causar además diarreas, anorexia, pérdida de peso, desnutrición, deshidratación, distensión abdominal, anemia, e incluso la muerte.

Cuando hablamos de enfermedades producidas por un parásito externo, podemos ver que pueden ser las causantes de problemas graves como la piroplasmosis equina, producida por los protozoos Babesia caballi o Theileriaequi.

La desparasitación interna

Es normal que los caballos tengan parásitos internos. Los parásitos, en forma de larvas o huevos, se encuentran en pastos, agua o hierba, por lo que su ingesta es más que habitual.

Estos parásitos se desarrollan en el intestino del caballo y se reproducen, siendo expulsados por el caballo, junto con millones de huevos. Este proceso se convierte en una espiral que es necesaria romper, precisamente, con la desparasitación.

A ) ANÁLISIS COPROLOGICOS

Lo primero que hay que saber es cada cuanto necesita nuestro caballo una desparasitación. ¿Cómo determinarlo? La mejor manera es analizar una muestra fecal pudiendo cuantificar así el grado de infección y los agentes parasitarios.

Si se realiza el examen coprológico de manera seriada se puede instaurar un programa específico para cada caballo o explotación. Conociendo además, qué antiparasitario se necesita administrar.

Tipos de parásitos internos

Gracias a esta muestra, podemos identificar cuál es el agente que provoca la parasitosis interna en el caballo. A continuación, vamos a ver qué tipos de parásitos podemos encontrarnos que afecten, de forma interna, a nuestro caballo.

1.- Áscaris

Se tratan de gusanos muy alargados que se originan generalmente en el intestino delgado de los potros, pudiendo ser los causantes. Los huevos de la áscaris se expulsan a través de las heces, pudiéndose desarrollar en el exterior y pudiendo volver a ser ingeridas por el caballo, pudiendo moverse por el intestino y luego al hígado, pulmones, incluso a los bronquios y la tráquea del animal. Normalmente, no genera graves problemas, pero en caso de resultar afectado de forma muy severa, puede llegar a ser el causante de la neumonía del caballo e incluso su muerte.

2.- Estróngilos

Son gusanos redondos grandes cuyas larvas son excretadas y tardan en desarrollarse unas dos semanas. Cuando el caballo ingiere los gusanos, alcanzan el intestino y el hígado, pudiendo ocasionar muchos problemas. En estado adulto, el estróngilo puede también dañar el intestino grueso y causar hemorragias, llegando incluso a producir anemia.

3.- Estróngilos pequeños

Gusanos a partir de larvas pequeñas o medianas, son ingeridas por los caballos cuando pastan, se alojan en el intestino grueso, para terminar su desarrollo en el colon. Los caballos posteriormente excretan una gran cantidad de huevos. Puede producir igualmente anemia, además de diarrea, anemia o cólicos.

4.- Gasterophilus

Estos parásitos provienen de las larvas de la mosca que se depositan en las patas de los caballos y, tras su ingesta, se terminan por alojar en el estómago. No suele ocasionar graves problemas en el equino, salvo leves úlceras.

5.- Strongyloides Westeri

Normalmente, la infección de este parásito interno se produce cuando un caballo joven consume leche materna. El parásito se instala en el intestino delgado y puede producir diarrea o enfermedades como la depresión y la anorexia.

Otros parásitos internos que pueden aparecer en el organismo de nuestro caballo son las Tenias, originadas a partir de los ácaros o la Dyctyocaulus Arnfieldi, conocidos como los gusanos pulmonares, aunque en este caso es más común en otros animales equinos como los burros.

Ya podéis ver que son numerosos los parásitos que pueden ocasionar muchos y variados problemas a nuestros caballos

B) LA RESISTENCIA A LOS PARASITOS

Otro punto fundamental es conocer la resistencia parasitaria a la desparasitación.

Muchas veces, se sigue la tendencia habitual de realizar cuatro desparasitaciones al año, una por cada estación. Si bien es cierto que ésta es la práctica común, puede ocasionar un grave problema si no se administra de forma adecuada, pues se puede crear una mayor resistencia de los parásitos.

Por eso, es mejor que sea primero el veterinario que dictamine la cantidad de desparasitaciones al año a realizar. Podrían ser menos o podría ser conveniente hacer otro tipo de desparasitación más eficaz.

Además, algunos caballos, dada su propia naturaleza, pueden combatir por sí mismos estos parásitos.

Entonces, ¿por qué muchas veces se desparasita siguiendo este patrón de cuatro desparasitaciones al año? Porque es lo habitual y es la forma más sencilla para desparasitar. Además, es un tratamiento mucho menos costoso que analizar una muestra del caballo.

Antiparasitarios

Por eso, el primer paso va a ser siempre consultar con el veterinario y que él determine cuál es el proceso a seguir para la desparasitación del caballo. Él te recomendará diferentes productos.

Normalmente, se suelen administrar varios tipos de antiparasitarios y rotarlos entre sí, con el fin de que los parásitos no creen resistencias e incluso ser inmunes.

Determinación de dosis

La dosis a suministrar que te indicará el veterinario dependerá de su peso, condición corporal,etc.

C) MÉTODOS DE DESPARASITACION INTERNA

Según las condiciones de cada caballo y su situación parasitaria se decidirá un método u otro de desparasitación interna.

1.- Jeringas por ingestión oral

El antiparasitario oral, en forma de pasta, es una de las opciones más recurrentes.

Se suele suministrar 3-4 veces al año debido a que es un producto de amplio espectro y mata a la mayoría de parásitos de nuestro caballo. Debido a su simplicidad, está diseñado para caballos que no pastan demasiado.

El ingrediente principal que permite la eliminación de un gran número de parásitos es la ivermectina.

Se tiene que inclinar suavemente hacia arriba su hocico e inyectar la dosis debajo de su lengua, asegurándonos de que la acaba ingiriendo. Por si acaso, ten preparada una segunda jeringa en la recámara porque es muy fácil que escupa la pasta.

En la comida

Otra opción es mezclar el medicamento, junto con la comida. Este método consiste únicamente en colocar la dosis del antiparasitario con la comida. El problema de este método es que te tienes que cerciorar que se come absolutamente toda la comida y, como sabemos, a nuestro amigo equino le encanta pasar el rato decidiendo qué come y qué no, siendo muy exhaustivo separando lo que le gusta.

Otras pautas de prevención

Además del uso de antiparasitarios internos, hay otras pautas que nos pueden ayudar a disminuir la carga parasitaria. En este sentido, como ya supondrás, la higiene es fundamental.

El problema de los parásitos es el camino va desde la propia excreción del caballo al interior de éste, repitiéndose de forma cíclica. La limpieza del establo es parte importantísima para su prevención, al igual que la limpieza del caballo, como hemos visto en el caso de la tenia.

De todas formas, es muy común que nuestro caballo contenga parásitos que le puedan ocasionar problemas. Por eso, para la correcta desparasitación interna de nuestro caballo, poneos en manos de un veterinario de confianza.

 

*Advertencia. El artículo muestra opiniones y recomendaciones del equipo de FULLCOVER SEGUROS EQUINOS, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.