¿COMO CUIDAR A NUESTROS CABALLOS DURANTE ESTA OLA DE CALOR?

¿COMO CUIDAR A NUESTROS CABALLOS DURANTE ESTA OLA DE CALOR?

CÓMO CUIDAR A TU CABALLO DURANTE LOS MESES DE VERANO

Los caballos se habitúan mucho mejor al frío, el verano es una estación tremendamente complicada para nuestros amigos, necesitan un cuidado especial.

A las puertas de estos meses, creemos que es importante revisar todos los cuidados necesarios para un caballo en verano.

LA HIDRATACION

Cuando el calor aprieta, nuestros caballos necesitan beber más agua. Deben tener acceso total a ella. Como siempre, el agua debe de ser fresca y limpia, con una temperatura entre los 10º y 14º.  Los bebederos tienen que tener una correcta higiene, teniendo una especial limpieza en los automáticos.

Otra forma de mantener la correcta hidratación de nuestro caballo en verano es humedeciendo el heno .De esta manera, se hidrata mientras se alimenta.

Hay que tener en cuenta también que mediante la sudoración, el caballo pierde sales minerales, que debe corregirse mediante la alimentación  adecuada y aportar un suplemento si es necesario. Te aconsejamos que consultes con el veterinario sobre este tema. 

DUCHAR A UN CABALLO

Refrescar a nuestro caballo mediante la ducha, le ayudará a pasar por esta época de calor. Ahora bien, hay que saber cómo duchar a un caballo, sobre todo si ha terminado de hacer ejercicio recientemente.

Se debe de hacer una vez haya dejado de sudar y empezando de forma suave para que no note un cambio brusco de temperatura. Se empieza por las extremidades del caballo, siguiendo con riñones y dorso con una esponja húmeda y que así se aclimate de forma paulatina.

UN AMBIENTE FRESCO, LA MEJOR SOLUCION

La temperatura corporal de un caballo está entre los 37º y 38ºC . Además de mantener una buena hidratación y alimentación es fundamental que tenga un ambiente fresco.

Si está en el exterior, es conveniente que tenga espacios con sombras donde refugiarse para poder estar más fresco con agua y forraje.

Si está en la cuadra es conveniente que tengan la cama limpia, agua y forraje continuamente, techos altos, ventilación con mosquiteras y que tenga ligeras corrientes de aire que lo renueven de forma constante.

LIBRES DE INSECTOS

La afluencia de insectos durante los meses calurosos es mucho mayor, no sólo molestos para el caballo, sino que les puede generar diversos problemas como la dermatitis estival.

Si los caballos tienen acceso a lagos, pequeños ríos, lagunas, etc,  hay que evitar que se acerquen a estas zonas durante el amanecer y anochecer , debido a que es el momento con la mayor cantidad de insectos durante el día.

En las cuadras, se debe mantener una correcta limpieza del entorno, y mosquiteras para evitar en la medida de lo posible las moscas y mosquitos, así como la colocación de plantas que repelen los mosquitos, entre otras medidas.

Además se pueden colocar mantas mosquiteras, máscaras y orejeras. Y desparasitaciones externas recomendados por los veterinarios.

EJERCICIO

Nos encanta montar todo el año pero, no nos engañemos, si hace buen tiempo mucho mejor.

Como los caballos sudan mucho en verano, es fácil que se rocen, por eso, antes de montar, es importante revisar las zonas donde es más propenso el roce y poner vaselina en las zonas más delicadas (comisuras de la boca, paso de cincha, zonas de presión de la montura (presión de piernas y cruz).

Es importante lavar a menudo los sudaderos para que estén acolchados y tengan una buena transpiración, además se puede poner un salva cruces, así la presión de la montura sobre el dorso será más homogénea y además se protegerá la montura del sudor.

El calor afecta intensamente a los caballos y, sobre todo durante el ejercicio.

En verano, los caballos tienen que reducir la intensidad de su trabajo, debido al aumento de pérdida de sales minerales y  agua.

JINETE

Es preferible montar a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde los días más calurosos. Si decides montar en horas de mucho calor, te recomiendo que uses un textil específico de verano: pantalones y polo muy transpirables, guantes finos.  Pero lo más importante es no renunciar a la seguridad, montar siempre con casco es de vital importancia. No debemos olvidar que nuestros caballos no son máquinas y se pueden tropezar, asustar. Así mismo, montar con chaleco protector en verano es posible. Si los chalecos de protección integral te resultan un poco molestos con temperaturas elevadas, tienes la posibilidad de usar una tortuguera.

 Recordad todos estos puntos a la hora de cuidar a vuestro caballo en verano. Tened en cuenta que nuestro amigo es especialmente sensible al calor y atendedle lo mejor que sepáis.

Estamos seguros de que os lo agradecerá

*Advertencia”  Estos artículos son   opiniones y recomendaciones, para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

 Cinta Sánchez Vázquez

Fullcover

 

Caballos